Volver a la Portada

Quiénes Somos

Ashtanga Baires es una escuela de Ashtanga Vinyasa fundada en 1994, dedicada a la practica, enseñanza y estudio del Ashtanga Vinyasa Yoga. Alejandro Chiarella es el director de la escuela, funciona en la calle Caracas 851, Acassuso y en Soler 4477, Palermo. Ver mapa.

 

Alejandro Chiarella

En 1985 curse las materias de Anatomía y Fisiología en la UBA. Conoci el Yoga en 1988.

Al principio me adentre en el sistema de BKS Iyengar en Buenos Aires, y en Nueva York en el Iyengar Yoga Institute. Este sistema de Yoga es muy preciso en cuanto al alineamiento del cuerpo en los Asanas, lo que  me aportó mucho en ese sentido. En 1990 comence a dar clases de Yoga. En 1994 descubri el Ashtanga Vinyasa en Nueva Zelandia con Peter Nielsen. Más tarde fui encontrando diferentes enfoques de instructores como Deena Kinsberg de Australia, Eddie Stern y BNS Iyengar entre otros. Finalmente profundice mi practica con Sri Pattabhi Jois y su nieto Sharath Ransamwamy en 1999 y en 2001.

En el año 2008 publique el  libro Ashtanga Vinyasa, por Editorial Kier con una segunda edicion ya impresa desde abril 2013.

En 2009 complete el Teacher Training Course de Ashtanga Vinyasa  en Mysore Mandala, en India con el Dr Nagaraj y  un curso en Yoga Philosophy con B.N.S. Iyengar, uno de los mas antiguos maestros de esta disciplina.

En 2011, nuevamente con Editorial Kier, publique el Manual y DVD de Ashtanga Vinyasa, Yoga Chikitsa.

“Considero la práctica de la Meditación y al estudio de los Yoga Sutras de Patanjali, el apice de la practica de Yoga, con enseñanzas muy precisas en cuanto a la direccion que debe tomar la practica y enseñanza. Tambien a los Upanishads que encierran las mas altas enseñanzas de la India. De ahí que en mis clases se hace mucho hincapié en la atención y la respiración consciente, a la suavidad de los movimientos, al enfasis en la practica y el desapego de sus resultados, Abhyasa y Vairagyam.”

alejandro@ashtangabaires.com.ar

Lisandro Botto

Lisandro BottoDesde hace unos años, cuando decidí probar una clase de Ashtanga, mi vida cambió y la práctica se hizo un hábito infaltabable de cada día.
Mientras seguía practicando, una persona muy especial para mí, me regaló el libro Ashtanga Vinyasa de Alejandro Chiarella.
Gracias a ese libro pude conectar con la escuela y en el año 2011 realizar el Instructorado.
Las enseñanzas no tienen límites. La práctica me conecta con mi interior más profundo y hace que pueda ver el exterior desde un lugar más verdadero.
Hoy me llega la posibilidad de ser parte de Ashtanga Baires, lo que me genera una inmensa alegría. Encuentro esta oportunidad como una forma de comenzar a devolver con gratitud todo lo que me dio esta práctica y el conocimiento que fui recibiendo de mis maestros. Es también una gran ocasión para seguir aprendiendo cada día.
En mis clases intento transmitir una práctica de tradición realizada con conciencia, respetando nuestro cuerpo y resaltando siempre la calidad en la respiración. Yoga para mí es una forma de vida en búsqueda de quietud y presencia.
Agradezco cada práctica y cada clase.

Cecilia Paredes

Nací el 6 de Julio de 1974. Transité varios años con una búsqueda espiritual por un lado y una búsqueda de conocimiento de mi cuerpo por otro.
Embarazada de mi hija Olivia comencé a practicar yoga en el instituto Indra Devi. Desde entonces conocí diferentes maestros que me
acercaron más y más a este camino de unión y autoconocimiento.
De manera sincrónica llegué a Ashtanga Baires donde en 2011 me formé como Instructora de Ashtanga Vinyasa con Alejandro como Maestro,
y donde sigo aprendiendo desde la práctica y la observación diarias. Participé de workshops con Mathew Wollmer y con Juan Pablo Capdevila.
Hoy estoy muy contenta de compartir este suceder, acompañando a cada practicante en el encuentro de la conciencia del Si Mismo por medio
de su respiración, de su postura y de su atención interna.

Julia Napier

JuliaNapierNací en los Estados Unidos en 1974. Desde pequeña fui escritora y estudié letras en la universidad. Vine a la Argentina a los 23 años detrás de un novio (hoy marido) y también me enamoré de Buenos Aires. Descubrí el yoga a raíz de una lesión y desde entonces nunca dejé de practicar. Anterior al Ashtanga, me certifiqué en Parinaama Yoga, una escuela terapéutica de Anusara que busca sanar el estrés y las adicciones con asana y pranayama. Como instructora de Parinaama, di clases semanales de yoga en la cárcel # 48 de San Martín durante dos años. Esta experiencia me ayudó a ver el poder inconmensurable de la práctica y el honor de transmitirla. Durante años estudié Ashtanga regularmente con Carlos Frione y participé en talleres con Baptiste Marceau. El estilo Mysore me revolucionó la práctica (y todo lo demás), y lo conocí a Alejandro Chiarella gracias al curso de estudio de los Yoga Sutras. Tuve el privilegio de cursar el Instructorado de Ashtanga Baires en 2013 y de aprender todos los días como practicante con Juan Pablo Capdevila. Como estudiante de los textos sagrados, busco unir teoría y práctica todos los días, sobre y fuera del mat. El yoga ha sido el elemento más transformador en mi vida y me emociona ver como sucede lo mismo en los alumnos. Como decía Sri K. Pattabhi Jois, esta práctica es para todos, menos los perezosos, y si lo hacemos con dedicación y amor, todo vendrá.